Eco Truly Park

Los trulys son el resultado de una profunda meditación; de una verdadera oración dirigida al cielo con el fin de dar con una construcción simple, ecológica, bella, espiritual y económica.

Los miembros del Eco Truly Park y Yoga Planetario siguen el principio de  “vida simple con pensamiento elevado”,  y por lo general son de recursos escasos, o más bien, suficientes; pero cuando no sólo se trata de construir una casa, sino de desarrollar toda una comunidad, el desafío se vuelve bastante grande. Y no sólo una comunidad de viviendas, sino además, templo, salas de reuniones, cocina para grandes festivales, escenarios, etc.

La inspiración nace en el sur de Italia en la ciudad de Alberobello, donde los trulys son de piedra.  El artista y fundador del Eco Truly Park y Yoga Planetario pensó en construir los espacios en esta forma universal pero aquí hechos de adobe.  Después descubrió que era un tipo de construcción bastante común entre los antiguos Chipayas (Bolivia).

El truly nos acerca a la armonía, a la sencillez, a la gracia de la madre Tierra y de Dios.  Su construcción de base circular invita a la meditación y espiritualidad.  Los trulys han sido una verdadera aventura de investigación arquitectónica y un apasionante desafío para sus constructores.

La combinación de los trulys de barro con los artes de sus mensajes y símbolos de la cultura yoga de la India, creados por B.A. Paramadvaiti Swami, han resultado además una interesante novedad para los buscadores de lo esencial y lo alternativo.  A mayor contacto con lo natural, mayor contacto con el espíritu; con el medio ambiente vivo que nos rodea, con el despertar a una mayor sensibilidad.  

Para nosotros, hablar de los trulys, es hablar de una dedicación trascendental, de una milenaria cultura, de un mensaje celestial que llama a un compromiso con el alma.  No se muestra en ellos tanto el poder del hombre como el de la naturaleza; más se muestra la bondad de nuestra madre Tierra que la explotación de ella, más la armoniosa sencillez que una desafiante inteligencia.  Pareciera que hombre y naturaleza volvieran a darse la mano, que volviera el hombre a buscar un abrazo arrepentido, pareciera un retorno a una sabiduría que fue callada por el orgullo y la envidia, pareciera un tesoro encontrado para la fortuna de un hombre original y agradecido.  Muchas cosas de antiguas culturas se están descubriendo y ayudarán a volver más humilde al hombre de hoy, eso esperamos, por ello estos trulys también nos hablan de misterios de muchos siglos.

Introducción

Queridos amigos, permítanme presentarles algo de la historia y del significado de nuestra comunidad, Eco Truly Park y Yoga Planetario.

Era mi sueño de años encontrar personas con las cuales se pueda vivir en armonía y desarrollar algo nuevo para ayudar a este mundo afligido.  Aquí  tuve la gran fortuna, gracias a la divina providencia, de encontrar las condiciones favorables para el desarrollo de una nueva comunidad.

Situado a una hora de Lima, viajando hacia el norte por la carretera Pasamayo, llegamos a la primera playa verde que interrumpe el escenario de los casi infinitos montes de arena.  Esta playa llamada Chacraymar es muy fértil y fue cultivada desde tiempos preincaicos, como lo comprueban numerosos hallazgos arqueológicos.

Ya desde la carretera se ven, haciendo contras­te con el Océano Pacífico, entre las cuevas de los acantilados y los campos cultivados, una colección de construcciones muy fuera de lo común, los trulys de Chacraymar.

Truly es una forma cónica de construcción, hecha en armonía con la naturaleza, en el proceso nos hemos vuelto ricos en experiencias gracias a los descubrimientos del grupo investigador, ahora no sólo tenemos la teoría, sino una experiencia práctica para mostrar,  algo para compartir.

Combinar nuestros ideales con la naturaleza de este oasis frente al mar, con el arte, con la simbología de los mandalas y con los yantras.  Jugar con el barro hasta construir impresionantes y prácticas viviendas y talleres.  Convivir con vida sencilla y música trascendental, tener  reuniones del grupo de voluntarios con todo el entusiasmo de vivir la diferencia.  Cultivar la tierra orgánicamente, celebrar la cocina vegetariana con todos los amigos y visitantes.  Mostrar a los niños muchas razones de vivir en este mundo.  Explorar la tecnología de las energías naturales del sol y del viento y un tanto más de maravillas que se me escapan en este momento, como también la adoración al Señor Supremo que hizo todo esto posible, nos hacen muy felices.

Fue una fortuna para mí poder ayudar a desarrollar y diseñar esta comunidad.  Agradezco en lo más profundo a todos los que me inspiraron y contribuyeron de mil maneras.  Todo fue hecho sacrificando tiempo libre de cada uno de ellos.  Un proyecto donde nadie reclama ser el dueño ni siquiera de sí mismo.  Un ideal como lo deseaba mi maestro espiritual para las comunidades transcendentales.


Satyam Shivan Sundaram.
No hay nada más bello y auspicioso que la verdad.
Swami B. A. Paramadvaiti.